Entrenamiento de alta intensidad para personas mayores II

Compartir:
FacebookTwitterGoogle+Share

Esta es la segunda parte de un artículo sobre entrenamiento de alta intensidad para personas mayores. Si no lo has leído, te recomendamos que lo hagas.

En esta primera parte del artículo hablábamos de las mitocondrias y el envejecimiento. Recordemos que el ATP es la molécula portadora de la energía a nivel celular y la protagonista por lo tanto, de la producción de energía a través de la oxidación de la glucosa. Este ATP es sintetizado o generado inevitablemente junto a una serie de cuerpos químicos denominados especies oxígeno reactivas, más conocidos como radicales libres. Concretamente, el superóxido y el peróxido de hidrógeno.

El ADN mitocondrial es el que se halla más expuesto a la acción de estos radicales libres por tres motivos:

  • Dada su proximidad al lugar donde se producen
  • El bajo contenido de enzimas reparadoras
  • Ausencia de protección alguna, como ocurriría en las proximidades del núcleo (histonas)

Estos hechos repercuten directamente en el funcionamiento de todos los tejidos, pero especialmente parecen afectar al sistema nervioso central (SNC), al miocardio y al músculo esquelético, a los riñones y a las glándulas endocrinas.

En este contexto y para defenderse del superóxido y el peróxido de hidrógeno, es el propio organismo el que produce las enzimas capaces de neutralizarlos: hablamos de la catalasa, la superóxido dismutasa, la glutation peroxidasa y la glutation reductasa. Existe otro potente antioxidante cuya concentración aumenta a través del entrenamiento regular de alta intensidad en los leucocitos de la sangre, pero que no es sintetizado en el organismo como lo eran los anteriores, llamado Tocoferol.

Entonces, ¿por qué es bueno el entrenamiento de alta intensidad en mayores?

La relación entre el entrenamiento regular de intensidad moderadamente alta y la síntesis de estos antioxidantes reside en el hecho comprobado de que aumenta la concentración muscular de éstas, ejerciendo así su poder neutralizador sobre los radicales libres que acompañan al ATP y reduciendo  así las mutaciones que se producen en el ADN mitocondrial, principal causa de la sarcopenia (pérdida de la masa muscular), del consecuente descenso del gasto energético y del metabolismo basal (60% del gasto energético total) y, por lo tanto, del envejecimiento.

Más y mejor!  Cómo estructurar un calentamiento en crosstraining

Mencionar el trabajo llevado a cabo por Frontera y cols. (1988) en personas de edad avanzada, en quienes un programa de entrenamiento de fuerza máxima produjo ganancias diarias de fuerza de en torno al 5%, similares a las conseguidas por los jóvenes.

Marcos Izquierdo
Marcos Izquierdo Contributor
Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte por la UPM-INEF Madrid. Máster en Nutrición y Salud. Entrenador personal desde el año 2000, cuando aún sonaba raro aquello. Mi único objetivo profesional es mejorar la calidad de vida de las personas que depositan su confianza en mí, labor que trato de desempeñar con el mismo entusiasmo que el primer día, pero con un mayor nivel de compromiso progresivamente. Siempre la calidad, nunca la cantidad
follow me

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

FacebookTwitterGoogle+Share