Una de las técnicas más novedosas dentro del entrenamiento. Desarrollar técnicas con accesorios como son los foam roller y un larguísimo etcétera que hemos ido engrosando probando relieves para masajear zonas molestas, con tensión o contracturas y mejorar la sensación de dolor presente en esas áreas.

Beneficios probados

Principalmente, es la ganancia de movilidad y la mejora de la recuperación. Esto te permite entrenar más y mejor. Por otro lado está el descenso de dolor en áreas localizadas, pero en este caso no recomendamos usarlo sin experiencia previa, si no consultar profesionales que puedan asesorarte que terapia sería la más efectiva. Y, si esta es una de las técnicas indicadas; un experto puede indicarte cómo y el número de veces a la semana.

Distintas técnicas

Algunas de las técnicas son bastante intuitivas: casi todos los materiales tienden a ser curvos, lo que nos permite rodar encima de ellos generando un masaje en el tejido. Por otro lado están las presiones mantenidas, muy recomendable para puntos gatillo miofasciales y zonas de tensión más localizadas. Una última es el deslizamiento de las distintas capas de fascia: presionar en un punto y mover la articulación, por ejemplo, apoyar en el gemelo y mover el pie haciendo círculos.

En distintas zonas del cuerpo se usan formas diferentes. Para las piernas funcionan muy bien los foam roller con distintos relieves, en las plantas de los pies y en las manos las pelotas de distintos tamaños y, por último, en la espalda las pelotas dobles que van unidas para que queden una a cada lado de la columna son de lo más cómodo.

Más y mejor!  Ángel Merchán, nuevo colaborador del blog de Evergy

Antes, durante y al final del entrenamiento

3-4 min. De forma previa al entrenamiento se realizaría antes de ejercicios de estiramientos o movilidad para facilitar el trabajo posterior y hacerlo con pasadas lentas que permitan encontrar puntos de tensión.

Durante el entrenamiento puede realizarse entre ejercicios sobre las zonas que más se carguen, pero disminuye la fuerza y la cantidad de repeticiones que deben realizarse. Lo mejor es usarlo con mesura y rápido, con unas pocas pasadas bastará.

Por último, al terminar de entrenar podemos usarlo con calma y sustituirlo por los clásicos estiramientos. Ni que decir tiene que puede utilizarse en cualquier momento del día donde tengas un espacio acorde a ello: una pelota para los pies después de cenar mientras ves una serie suele ser un momento muy cómodo.

Escala del 1 al 10

La presión que hay que realizar es complicada de medir ya que la sensibilidad de cada persona es diferente y hay puntos más dolorosos que otros. La forma de medir más cómoda es puntuar el dolor en una escala, siendo 1 no sentir nada de dolor y 10 un dolor insoportable; el 3-4 suele ser una buena identificación, ya que más no es mejor. Al percibir que el dolor desciende y podemos apretar un poco más fuerte, ya habríamos conseguido una mejora en la sensibilidad y la movilidad.

Un paso más allá

Al estudiar la fisiología de la fascia encontramos que incluye todo el organismo; sustenta capilares sanguíneos, nervios, músculos, vísceras… ¡Absolutamente todo! Formado principalmente por varios tipos de colágeno (hay más de 20 tipos). Es la estructura que permite que los músculos se deslicen entre sí, de esta forma les llega la sangre que los nutre y está repleta de receptores sensitivos que informan de la tensión y las sobrecargas. Es, por lo tanto, una herramienta muy potente para trabajar con ella en distintas técnicas de Fisioterapia y Osteopatía.

Más y mejor!  La diferencia entre lealtad y fidelidad para tus servicios de entrenamiento personal
No tiene muchas contraindicaciones; siempre que se trabaje despacio y sin dolor, y, nunca en personas con problemas circulatorios. Si tienes algún dolor o alguna patología, recomendamos consultar previamente a un profesional de la salud que te oriente en tu caso en particular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y e contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.